Sevilla, 10 de agosto de 1519.

Los primeros rayos de sol iluminan el palo mayor de la Nao Victoria. Es una mañana cálida del mes de agosto y en cubierta la tripulación se afana en poner la nave a punto para zarpar.

La Nao Victoria es una de las cinco naves que componen la expedición dirigida por Fernando de Magallanes. En aquel preciso instante, ninguno de los 250 hombres que formaban la tripulación podían imaginar que aquella aventura duraría tres años y que sólo 18 hombres volverían a ver el Puerto de Sevilla.

¡Arriad las velas! ¡Levad el ancla! Ordena con ímpetu el capitán Fernando de Magallanes a sus hombres.

 

Este año comienzan los preparativos del 500 aniversario de la primera circunnavegación alrededor del mundo. Una proeza histórica que comenzó el 10 de agosto de 1519 y terminó tres años después, el 8 de septiembre de 1522. El azar jugó un papel fundamental en este logro, ya que el objetivo de la expedición era otro bien distinto, buscar una ruta por Occidente hacia las Islas de las Especias.

En su periplo alrededor del mundo, Magallanes y sus hombres tuvieron que hacer frente a infinidad de peligros. Tormentas, hambrunas, enfermedades, motines, batallas con pueblos indígenas, naufragios, emboscadas y un sinfín de penalidades que estuvieron a punto de hacer fracasar la expedición.

Pero más allá del hito histórico que supuso esta hazaña, quisiera compartir con vosotros tres reflexiones que a mi parecer son imprescindibles en la dirección de proyectos.

La primera de ellas tiene que ver con el azar, o más bien con la incertidumbre. El mundo real es extremadamente complejo y azaroso, acéptalo tal cual es. Aprende a lidiar con la incertidumbre y establece mecanismos para integrarla como parte esencial de tu proyecto.

La segunda como no podría ser de otro modo se refiere a tu equipo. Sin tu equipo no eres nada. Centra tus objetivos en conseguir un equipo cohesionado y comprometido con los objetivos de tu proyecto.

Por último, lucha por tus sueños. La historia de la humanidad está repleta de personajes ilustres con proyectos descabellados. Ellos y ellas han sido y serán siempre el motor que hace avanzar a la especie humana hacia límites cada vez más insospechados. No te rindas nunca, sigue siempre adelante.

 

magallanes

 

 

 

franesparrago

  Francisco Javier Espárrago Flores

  Arquitecto PMP